Site Loader

foto: Adobe Stock


El jarabe de cebolla es un remedio casero comúnmente conocido que alivia los síntomas de los resfriados. Su ingrediente básico, la cebolla, tiene propiedades bactericidas, antivirales y antiinflamatorias.

Atajos:

Las cebollas se pueden llamar una medicina natural que combate las bacterias y fortalece la inmunidad. Incluye glucósidos que fortalecen el cuerpoasí como muchas enzimas que mejoran la digestión, minerales como azufre, hierro, potasio, magnesio, manganeso, flúor, calcio, fósforo; vitaminas (A, B, C y E); ingredientes con efecto diurético y glucoquinina, que tiene propiedades antidiabéticas.

Es fuente de ácido fólico y fibra dietética. Se considera jarabe de cebolla un antibiótico natural – Destruye bacterias, previene infecciones y acelera la cicatrización de heridas, especialmente quemaduras. Funciona bien en la lucha contra todo tipo de infecciones, resfriados, inmunidad disminuida, enfermedades de la vejiga y del tracto urinario.

El mismo jugo presente en las cebollas efecto antiinflamatorio y expectorante – Ayuda a eliminar la secreción de la garganta adelgazándola. Es un fármaco ideal para todo tipo de infecciones del tracto respiratorio superior: faringitis, sinusitis, laringitis, bronquitis, etc.. Desbloquea la garganta y es muy eficaz en el tratamiento de la faringitis estreptocócica y la amigdalitis.

Componentes:

  • 3-4 cebollas,
  • azúcar: cantidad de acuerdo con sus preferencias de sabor (puede agregar algunas cucharadas de miel en lugar de azúcar),
  • 4 dientes de ajo.

Un método de preparación:

  1. Pelar la cebolla y cortarla en rodajas y poner en un frasco, espolvoreando cada capa con azúcar.
  2. Cierre el frasco y reservar hasta que la cebolla haya soltado su jugo.
  3. Después de una hora o dos, vierta el jarabe resultante a través de la gasa en un plato de vidrio.
  4. Agregue unos dientes de ajo picados o triturados.

El ajo fresco potenciará el efecto del almíbar de cebolla. Puedes preparar jarabe de cebolla de esta manera almacenar en un lugar fresco por hasta 2 semanas. Por lo general, se usan cebollas blancas para hacer el almíbar, pero las cebollas rojas funcionarán igual de bien. Su sabor más suave es tolerado más fácilmente por niños y personas a quienes no les gusta el intenso aroma y sabor de las cebollas.

Use miel en lugar de azúcar. El jarabe de cebolla y miel tiene mucho más valor nutricional: fortalece el corazón, tiene un efecto calmante, apoya el trabajo del hígado, tiene un efecto bactericida, cura la garganta.

Funciona especialmente bien en infecciones con diarrea, porque también actúa contra la diarrea (condición: debe estar fría). Más concentrado y calentado, combate el estreñimiento y mejora la digestión. Deje las rodajas de cebolla cubiertas con miel durante la noche. Al día siguiente, cuele el almíbar y viértalo en una botella.

La mezcla preparada de esta manera beber 3 veces al día por una cuchara.

También puede dárselo a niños mayores de un año (una cucharadita 3 veces al día). Aunque el jarabe de cebolla se prepara con ingredientes generalmente disponibles como remedio casero para los resfriados en un niño, dáselo al niño de la misma manera que un medicamento, ¡así que no lo abuse!



Dado que el jarabe de cebolla tiene un efecto expectorante, es mejor no usarlo durante la noche; es más seguro beber una cucharadita del jarabe. 2-3 horas antes de acostarsepara no aumentar la tos e interrumpir el sueño.

Por la noche, sin embargo, puede usarlo como remedio para la secreción nasal; la adición de ajo fresco también funcionará aquí. Si sumerge una bola de algodón en el almíbar de cebolla y lo coloca en la fosa nasal (frótelo suavemente en las fosas nasales), el jarabe también ayudará con la secreción nasal.


Las mamás con un resfriado no pueden tomar medicamentos sin consultar a un médico, incluso los que están comúnmente disponibles. ¿Cómo curar un resfriado en el embarazo?

Es mejor usar detalles naturales: hierbas (pie de potro, tomillo, propóleo, malvavisco, flor de tilo, bálsamo de limón), así como miel, ajo o jarabe de cebolla. También se puede utilizar de forma profiláctica. Posología, como para todos los adultos, es decir cuchara cada pocas horas.

Verifique también:
Remedios caseros para la secreción nasal: inhalaciones, compresas y recetas.
Remedios caseros para los resfriados: dolor de garganta, tos, fiebre


¡Advertencia! El consejo anterior es solo una sugerencia y no puede reemplazar una visita a un especialista. Recuerde que en caso de cualquier problema de salud, ¡es imprescindible consultar a un médico!



ducinema

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *